Edición Impresa - page 11

4430806
¿Provincia con plazo fijo?
¿Puede este monarca paraguayo jugar poniendo
a plazo fijo el futuro de niños formoseños que a di-
ario mueren por mala atención? ¿Cómo podemos
permitirle tanta arbitrariedad, y que se enriquezca
junto al demonio ese de Pomelo y sus lacayos?
Excelente artículo que pinta la realidad.
Plazo fijo del emperador en 1 provincia donde la
gente vive en miseria... el lerdo Ibáñez que com-
pra el edificio del Banco Provincia para alquilarlo
al mismo Banco, el tal Pomelo que publica en con-
tra de Décima para sacarlo de la mesa chica…
¡Qué Provincia tenemos!
¿El contador dónde está?
Silva, el contador de la Saavedra, ¿dónde está?
La leyenda dice que es testa del pampeano
Ibáñez, el mismo que cayó acá como Máximo
Tibaux, con vaquerito viejo y hoy son multimillon-
arios, el japonés Venica que era del team dicen
que vive en Miami, porque acá lo discriminaban
y eso que era capo del Inadi, el que está en cu-
erda floja es Lino “Tumbas de la gloria” Idoyaga.
No aprendió nada del gran Beto, que lo llamaba
¿cariñosamente? Inútil.
Corrientes tiene con qué, es provincia amiga
de Balcarce 50 Bs. As.
Impecable síntesis semanal El Comercial, sé por
fuentes oficiales, y a raíz de haberse cuasi cump-
lido ruptura de pagos en el Chaco, de que Cor-
rientes, su gestión prolijamente administrada y
además amiga de Balcarce 50, su gobernación
posee 15 sueldos de la plantilla pública depos-
itados para cualquier eventualidad provincial, la
cuasi ruptura de pagos del Chaco, acaeció en
Diciembre 2017, gestión Peppo-Capitanich, con
más de 60 días de paros y el personal que salía a
la calle a reclamar sus haberes, aquí los dineros
del erario, están en manos de la prole, por ejem-
plo, Pantriste y su flota de coches de alta gama,y
miles de forroseños, humildes sin viviendas y con
patologías propias del subdesarrollo, dengue o
zica, entre otras, ojalá haya escarmientos en las
urnas, dado que el actual titular de la Comunidad,
estaba con dolores opresivos en el tórax. Sigue la
fiesta loca del despilfarro.
Contradictorio como siempre este muñeco a
cuerdas
¿En qué quedamos”Sr Pinocho”? Un día declara
que Nación “boicotea” a la provincia y otro día
sale a declarar algo contrario ¡No tuvo más reme-
dio porque los montos quedan registrado en todos
lados! ¡Sos tan patético! que pretendes inventar
falacias orquestada por sus jefes le hace tan paté-
tico y más después de haber aplaudido el choreo
de 12 años de la banda a quien ustedes “regal-
aron” por Ciccone la plata de los formoseños.
Productor agrícola independiente
¡Felicitaciones a la Casa de la Producción!
Aguante la actividad privada productiva.
Basta de empleados públicos “Ñoquis-Ñoquis”.
En Formosa el 75% son empleados públicos…
Así¿dónde vamos a parar?
Justicia injusta
La “policía busca (al conductor) de un vehículo” y
si lo encuentran la justicia los pone en libertad en
24 horas y el homicidio va quedar impune como
todas las veces.
Falta estrategia para
una sociedad a la deriva
El peronismo muestra
su fertilidad presidencial
U
n joven, de un barrio suburbano
de clase media baja, expresa su
sensación del momento actual,
de este modo: “Te vas tachando cosas,
te vas achicando y sintiendo que te falta
espacio, te falta aire, es como si te estu-
vieras asfixiando”. Su testimonio resulta
emblemático de lo que percibe este sec-
tor social: cada vez menos capacidad de
compra, alimentación de inferior calidad
-”antes comíamos bien todos los días,
ahora solo de vez en cuando”-, menos
empleo, desencanto y frustración. Sin
embargo, la mayoría de esta gente no de-
sea volver atrás. Por ahora, no creen en
liderazgos mesiánicos. Simplemente re-
gistran una severa disminución de poder
adquisitivo y atribuyen falta de sensibili-
dad a las autoridades. En realidad cultivan
un oscuro resentimiento y parecen haber
adquirido una fatal conciencia: no impor-
ta quién gobierne, están abandonados a
su suerte. No son de aquí ni son de allá.
Creen que los más pobres reciben planes
sociales que reblandecen la contracción al
trabajo, recelan de los inmigrantes, hacen
compras mínimas al chino de la vuelta,
exprimen el presupuesto, son víctimas de
una delincuencia ocasional y persistente.
Otros datos completan esta de-
scripción: las clases medias urban-
as caen en el pesimismo, empiezan
a desesperar. Pierden confianza en
el gobierno que votaron. No las
seduce el regreso al populismo,
pero hacen la inevitable compara-
ción: antes había más oportuni-
dades, no pesaban cruelmente las
tarifas, se podía consumir. Más ar-
riba en la escala, sectores de clase
media alta ensayan una despedida
del turismo barato, utilizando los
pasajes internacionales que com-
praron en cuotas con el dólar a 20
pesos. Aprovechan las vacaciones
de invierno para viajar a Miami o
Brasil, acaso con la conciencia de
que no regresarán por mucho tiem-
po a esas doradas playas. Cada
grupo social, a su modo, asimila
la llegada de un nuevo ciclo de
L
os axiomas (o verdades,
como él prefería llamarlas)
de Perón ya no son lo que
eran. En su representación del pa-
pel de Viejo Vizcacha, “el general”
decía que los peronistas son como
los gatos, que cuando parece que
se están peleando, en realidad, se
están reproduciendo. Pero el apo-
tegma del líder tiene una rotunda
desmentida.
Hace cinco meses el sindicalista
desencanto. Conductas defensivas
y recortes de todo tipo se mezclan
con agónicos placeres. La crisis
aproxima a las generaciones: los
más jóvenes adquieren la concien-
cia del ajuste, que empiezan a com-
partir con la dilatada experiencia de
los mayores. Pareciera que un gran
reflujo atravesara la sociedad: las
familias se repliegan a la intimidad,
se guarecen del invierno esperando
una nueva primavera.
Con la certeza de atravesar el desfi-
ladero, el Gobierno efectúa su apu-
esta: seducir ahora a los mercados,
para que estos se calmen y permitan,
a principio del año próximo, una in-
cipiente recuperación. La apuesta
va acompañada por una hipótesis
fundada en la experiencia cíclica de
la economía argentina: a una gran
devaluación le sigue el reequilibrio
de la balanza comercial, la licu-
ación del gasto público, el fin del
turismo en el exterior, el descenso
de los salarios en dólares y una caí-
da de las expectativas de bienestar,
porque la población empieza a pre-
ocuparse por lo mínimo -no perder
el trabajo, conservar los ingresos- y
abandona momentáneamente los
sueños de prosperidad. Esas condi-
ciones promueven el inicio de un
ciclo expansivo, donde debería dis-
minuir la inflación y crecer la ac-
tividad, los puestos de trabajo y las
exportaciones. Para que la hipótesis
económica cierre, resta un requisito
político clave: que la oposición no
encuentre un líder y un programa
capaz de devolverle el crédito de
la sociedad. Para Macri, este es el
horizonte: ajustar ahora, aguardar
una recuperación después y hacer
lo posible para que no reverdezca el
carisma peronista.
Como se observa, esta hipótesis
corresponde al nivel de la táctica,
no de la estrategia. Porque no sabe,
porque no puede o porque no qui-
ere, el Gobierno renunció a un
Víctor Santa María reunió a refer-
entes del kirchnerismo, el massismo
y el randazzismo y el Movimiento
Evita con la idea de avanzar hacia
la unidad del panperonismo. Las re-
uniones provocaron reconciliacio-
nes, pero no se avanzó mucho más
allá de lo personal. Tampoco hubo
rupturas ni traiciones.
Contra el apotegma de Perón, en ese
marco de concordia, sí hubo repro-
ducciones. En menos de medio año,
Lunes 16 de Julio de 2018
proyecto ambicioso, que involucre
al conjunto de la clase dirigente
en un programa más abarcador. Es
cierto que tal vez carezca de in-
terlocutores o estos practiquen la
mezquindad, pero también es cier-
to, como lo analizó Claudio Jacque-
lin en LA NACION el lunes, que el
Presidente no es afecto a los pactos.
Basta que el dólar se aquiete para
abrazar de nuevo el individualismo.
Esa aversión arroja una consecuen-
cia paradójica: la táctica de este
gobierno es, en rigor, su estrategia.
Con una consecuencia impopular:
la adopción de un método y un re-
lato contable centrado en la con-
tracción de la economía. Esa dura
medicina acaso esté asfixiando a la
gente, como lo expone el chico del
suburbio.
Si el supuesto cíclico del Gobi-
erno se cumpliera, es posible que
alcance la reelección. Pero falta
mucho y el panorama luce incierto.
El malestar no solo es económico,
sino también sociológico. Las ca-
pas medias y bajas de la sociedad
están experimentando un desen-
gaño y una ausencia de rumbo de
consecuencias imprevisibles para
la democracia: semejan un enorme
fragmento que se siente a la deriva,
navegando como un témpano des-
prendido del continente. Quizás en-
tender este desgarro, sabiendo que
a la Argentina le aguardan tiempos
de escasez más allá de ocasionales
recuperaciones, haga que las elites
abandonen el egoísmo, para diseñar
estrategias consistentes y duraderas
de reconstrucción del país.
Por Eduardo Fidanza
ya nacieron dos candidatos a Presi-
dente, de entre una decena que se
sienta a la mesa. Notable muestra
de fertilidad. Ahora habrá que ver
si esos graduados de la universidad
de encargados de edificio -Agustín
Rossi y Felipe Solá- tienen salida
laboral. O votos.
Por Claudio Jacquelin
Teléfono Abierto
y Comentarios de la Web
O
pinión
- 11
1...,2,3,4,5,6,7,8,9,10 12,13,14,15,16,17,18,19,20,21,...64
Powered by FlippingBook