Edición Impresa - page 2

La comparación válida y la que importa respecto del
desempleo es la que dio el gobierno contra la de un año
atrás: aumentó un punto y está cerca del 10%. Es una
medida que muestra con claridad el mal momento econó-
mico y que revela y le pone volumen a un hecho concreto
y objetivo: nuestra economía está lejos de re-encauzarse
con firmeza hacia un crecimiento consistente.
**************
Se podría ser más exacto con una estadística que tiene
mucho uso político y que mide el desempleo por la gente
que busca trabajo y no lo encuentra (0,9), pero es una
precisión carente de significado: lo que vale es la tenden-
cia y ésta es que el empleo tiene una volatilidad negativa
como la del dólar o la inflación que son la principal exte-
riorización de una economía que no cumple las promesas
políticas.
**************
Decimos esto por dos cosas. Una, que la comparación
válida es dentro de las estadísticas del Indec recuperado
para la realidad. La segunda, que puede generar confu-
sión por aparentemente contradictoria, es que el aumen-
to de gente en procura infructuosa de trabajo se da en un
contexto no de baja de empleo, sino de sostenimiento de
esa tasa. Poco para el festejo.
**************
En concreto, ¿a quién, fuera de los especialistas minu-
ciosos, le importa ese otro dato cuando de lo que se trata
es de un 10 % de la masa activa, un número muy alto
y alejado de señales firmes de recuperación? Se trata al
menos de más de un millón y medio de desocupados y
que se acerca a dos millones si se cuenta a los subocu-
pados, es decir changas y trabajo precario o temporario.
**************
Las decisiones económicas personales y empresarias
consisten en traer lo que se estima será lo futuro al pre-
sente y tomar decisiones en base a eso. La estadística
del empleo llegó contemporánea de otra negativa, la eco-
nomía cayó un 4,2 % en el segundo trimestre del año, el
mismo período medido para el empleo. Más claro: el nivel
de empleo no tiene perspectivas positivas.
**************
El gran interrogante que reveló con crudeza la crisis cam-
biaria es que no es causa sino consecuencia del desequi-
librio económico a lo largo de décadas. Difícil que a esa
masa millonaria de desempleados o con medio empleo la
desvele la respuesta acertada. Se trata de urgencias y que
la ansiada ambulancia no llega.
**************
El reconocimiento de que la medicina atenuó los sínto-
mas pero ni curó ni mejoró son las cifras oficiales. Es
un desempleo grave sobre todo en el Conurbano. Y son
casi 700 mil desocupados, constatación de una economía
que no se recupera. Pero, ¿quién puede creer en el 5,6
de desempleo que Cristina Kirchner aseguró que le ha-
bía dejado a Macri? La comparación válida es de ahora
contra ahora.
**************
El presidente norteamericano Reagan, medio en broma,
pero más que medio en serio, decía que depresión es
cuando el vecino pierde su trabajo y recesión cuando uno
pierde el propio. Añadía que recuperación es cuando el
gobierno pierde el suyo. A estas cifras de desempleo se
añadirán enseguida, coincidentemente negativas, las de
la pobreza. Tentación para el proselitismo político en vís-
peras eleccionarias.
“El Comercial” es propiedad deAmacomMedia S.R.L. Fundada por Juan HonofreAmarilla el 16/07/1991. Con Redacción yAdministración en Hipólito Irigoyen 58 (3600) de la Ciudad de Formosa, Provincia de FormosaArgentina. Constituyendo domicilio legal en esa dirección.
Teléfonos +54-3704-431035 / 37. Web:
y mail administración@elcomercial.com.ar. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 5166234. Impreso en los talleres de Nimegraf con domicilio en Hipólito de Irigoyen 58 –fondo- Director Editor: Juan Mauricio
AmarillaVenturini.MiembrodeADEPA(AsociacióndeEntidadesPeriodisticasArgetinas)yAFERA(AsociaciónFederaldeEditoresde laRepúblicaArgentina) RepresentanteComercialenBuenosAires:CMIMediosRegionalesDr.EnriqueFinochietto720CABATel.41310312.
El 23 de febrero último, Ramo-
na y su hermanastra mayor,
María Elvira, se encontraron
frente a una mediadora en el
Centro de Resolución Alter-
nativa de Clorinda, Formosa.
Alcadia, la madre de ambas,
había muerto a fines de 2017,
pero el problema a resolver
era otro.
Ramona, empleada doméstica
según ella misma, vivía en un
rancho sin número en la par-
te del fondo del terreno de su
madre y tenía ocho hijos con
Juan Pablo, changarín. Ya no
los podía a cuidar a todos, re-
conoció en la mediación, no
tenía trabajo estable, ni ella
ni el padre de sus hijos, que
había tenido un empleo en
blanco por última vez hace
cinco años atrás.
J., de 12 años de edad, la me-
nor de los ocho, había sido
responsabilidad de su abuela
ya muerta durante casi toda
su vida. María Elvira, decidie-
ron las hermanas, se haría
cargo de la nena ante el deseo
de sus padres de “una mejor
educación y calidad de vida”
según constó en el acta de la
mediación.
La tía la llevaría a vivir a J.
con ella y con su concubino,
mecánico en una fábrica, a su
casa tipo dúplex en la zona de
Ministro Rivadavia en Almi-
rante Brown. Se encargaría,
según se comprometió en la
mediación, de la manuten-
ción de su sobrina, de vestirla
y alimentarla, de anotarla en
una escuela cercana y que es-
tudie. Ramona y Juan Pablo
podrían verla, tendrían dere-
chos de visita, voz y voto en
el rumbo de su educación y
hasta elección religiosa según
el acuerdo.
J., ya en la casa de sus tíos
en el Conurbano bonaerense,
entró a clases a comienzos de
abril en cuarto grado de la Es-
cuela N°8 de su barrio, a po-
cas cuadras de la casa de sus
tíos. El pelo negro y largo no
duró mucho, apareció rapada
en el aula poco después. “Pio-
jos”, dijeron sus tíos.
No fue mucho a clase tampo-
co. Sus tíos llamaron varias
veces a la N°8 para decir que
no podía asistir, que estaba
en Formosa por la muerte
de un familiar, “una prima-
hermana de su madre.” La
directora fue varias veces a
la casa a buscarla, también
trabajadores sociales, nunca
encontraron a nadie.
La escuela dejó de tener se-
ñales de J. poco después, los
tíos directamente dejaron de
llamar para dar excusas por
sus ausencias.
El miércoles 5 de este mes,
la directora de la escuela se
presentó en la Fiscalía Gene-
ral de Lomas de Zamora para
realizar una denuncia por la
situación de J. que recaería
en la UFI N°2 de la jurisdic-
ción. La casa de María Elvi-
ra fue allanada por la Policía
Bonaerense a comienzos de la
semana pasada.
Y en todo este relato hay algo
que está mal, totalmente,
profundamente mal.
La directora de la N°8 no fue
la única que hizo una denun-
cia. Los vecinos del barrio re-
portaron cosas alarmantes en
el Servicio Local del barrio y
en el 911. La “mejor calidad
de vida” que María Elvira
acordó para J. con su media
hermana no aparecía en los
relatos de la gente de Ministro
Rivadavia.
Los vecinos aseguraron que
veían a J. dormir en “una
carpita” en el fondo de la
casa de sus tíos, que la oían
llorar por comida y que se la
daban a través de la reja del
frente de la casa con el techo
cargado de chatarra o por la
medianera, que la vieron con
un tajo en la cabeza, lavándo-
le el auto al tío en la vereda
con poca ropa en un día frío,
manguera y esponja en mano.
En paralelo a todo esto, Ma-
ría Elvira se presentaba en el
Servicio Local para tramitar
el DNI de J. asegurando que
estaba bien, que estaba yendo
a la escuela, de acuerdo a la
denuncia de la directora.
Los movimientos de la tía se
volvieron mucho más esqui-
vos poco después; la reja ne-
gra de la entrada fue tapada
con un nylon celeste desde la
parte de atrás, bloqueando la
vista.
Hubo, curiosamente, otra de-
nuncia con respecto a J. que
ingresó este año en los tribu-
nales de Lomas de Zamora
sobre el Camino Negro por
un delito más grave que ham-
brear y maltratar a una me-
nor, reducirla a una sierva en
una carpita de juguete sobre
un patio de cemento.
María Elvira misma fue quien
la realizó, con un acta policial
firmada el 19 de abril en Adro-
gué. El delito: abuso sexual.
La víctima: J., su sobrina. La
acusada: la propia madre de
la menor, la media hermana
de María Elvira. El un expe-
diente que recayó en la UFI
N°9 de Lomas de Zamora.
Una funcionaria del Servicio
Local, dice el acta, ordenó
por teléfono que María Elvira
“resguarde la integridad físi-
ca, psicológica y psíquica” de
la nena.
La ironía y el espanto del sis-
tema son dobles: una menor
de 12 años, de una familia
pobre, presuntamente abu-
sada, reducida a la servi-
dumbre, a vivir como un ani-
mal en un patio en uno de
los inviernos más crudos en
años, movida de una provin-
cia a otra, su madre y su tía
sus supuestas victimarias y
sus únicas responsables.
Y a todo esto: ¿dónde está
J. hoy? El allanamiento or-
denado por la UFI N°2 de
Lomas de Zamora a la casa
de María Elvira en Ministro
Rivadavia tras la denuncia
de la directora del colegio
dio resultados negativos.
“La movieron”, dicen en el
barrio, “se apuraron y la mo-
vieron.”
La respuesta desde la fami-
lia sobre el paradero de la
chica es un poco más terri-
ble: “Está en Clorinda con la
madre”, afirma la tía María
Elvira. Ramona, su madre,
dejó asentado su teléfono
personal en el acta de me-
Domingo 23 de Septiembre de 2018
L
ocales
- 02
J., en la Escuela N°8, ya rapada.
La terrible historia de
y sometida por su fam
J., de apenas 12 años, aseguró ser entregada a abusadores por su
propia mamá. Sus tíos que tienen su custodia y la llevaron a vivir a
Longchamps fueron denunciados por maltratos brutales. La Policía
allanó la casa de los tíos para encontrarla, pero J. ya no estaba.
1 3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,...40
Powered by FlippingBook