Edición Impresa - page 8

I
nterior
- 08
Viernes 24 de Septiembre de 2021
La Difunta Correa, una figura mítica y
popular con presencia en el acceso sur
Ingresando a la ciudad de
Clorinda, en la zona sur
a la margen izquierda de
la ruta nacional 11 se en-
cuentra un pequeño edifi-
cio que casi de paso uno
tal vez no llega a darle im-
portancia pero sin embar-
go es utilizado constante-
mente como punto de gua
para la ubicación geográfi-
ca de algo en particular de
ese sector. La Difunta Co-
rrea fue y es una de esas
figuras que a lo largo de
todos estos años se fue ga-
nando seguidores y devo-
tos, según la historia, Deo-
linda Correa, o Dalinda
Antonia Correa, fue una
Se trata de un lugar y
emprendimiento
que
apunta a que quienes se
acercan al mismo pue-
dan tener diferentes al-
ternativas para pasar
una jornada especial, el
Camping Dalto se en-
cuentra ubicado en el
barrio El Porteñito y se
trata de un emprendi-
miento que busca brin-
dar un espacio cómodo
para realizar actividades
deportivas y recreativas
con el agregado de estar
en contacto directo con
la naturaleza, y siguen
sumando alternativas,
Eugenio de Jesús Garay,
mujer cuyo marido, Cle-
mente Bustos, fue reclu-
tado forzosamente hacia
1840, durante las guerras
civiles. Vivían en el depar-
tamento de Angaco (pro-
vincia de San Juan) junto
a la familia. La soldadesca
montonera que viajaba a
La Rioja obligó al marido
de Deolinda, a unirse a las
montoneras. Esto hizo que
Deolinda, angustiada por
su marido y a la vez huyen-
do de los acosos del comi-
sario del pueblo, decidiera
ir tras él.
Deseosa de reunirse con su
marido en La Rioja tomó a
su hijo lactante y siguió las
responsable del lugar
nos acompaño en reco-
rrida por algunos espa-
cios internos que suma-
ron en el último tiempo
más allá de lo que ya es
conocido en la zona cen-
tral y de acceso.
Actualmente van am-
pliando y generan por
ejemplo cruces sobre el
Riacho Porteño y a partir
de eso seguir recorriendo
y adentrarse a la natura-
leza y sector de bosques
para entre otras cosas
poder hacer campamen-
tos, y hasta estar en con-
tacto cercano con ani-
males característicos de
huellas de la tropa por los
desiertos de la provincia de
San Juan, llevando consi-
go sólo algunas provisio-
nes de pan, charqui y dos
chifles de agua. Cuando se
le terminó el agua de los
chifles Deolinda estrechó a
su pequeño hijo junto a su
pecho, y se cobijó debajo
de la sombra de un alga-
rrobo. Allí murió a causa
de la sed, el hambre y el
agotamiento.
Cuando unos arrieros pa-
saron por el lugar al día
siguiente y encontraron el
cadáver de Deolinda, su
hijito seguía vivo amaman-
tándose de sus pechos, de
espacios como ese como
ser monos y distintos ti-
pos de aves, olvidando
por un momento todo
el sonido de la ciudad,
dentro de la ciudad.
Garay, contaba que hay
mas proyectos y alter-
nativas que van prepa-
rando con la finalidad
de seguir creciendo y
brindando alternativas
a la comunidad en ge-
neral, incluso en varias
ocasiones han recibido
delegaciones o familias
de otros puntos del país
que lo toman como una
verdadera alternativa tu-
rística.
los cuales aún fluía leche.
Los arrieros la enterraron
en el paraje conocido hoy
como Vallecito y se lleva-
ron consigo al niño.
Al conocerse la historia,
muchos paisanos de la
zona comenzaron a pere-
grinar a su tumba, cons-
truyéndose con el tiempo
un oratorio que paulatina-
mente se convirtió en un
santuario. La primera ca-
pilla de adobe en el lugar
fue construida por un tal
Zeballos, arriero que en
viaje a Chile sufrió la dis-
persión de su ganado. Tras
encomendarse a Correa,
pudo reunir de nuevo a to-
Camping Dalto, fusión entre la recreación y el contacto con la naturaleza
dos los animales. Hoy en
día mucha gente deja en el
santuario de la difunta bo-
tellas con agua, para que
“nunca le falte agua a la
Difunta”.
1,2,3,4,5,6,7 9,10,11,12,13,14,15,16
Powered by FlippingBook